Suscríbete a nuestra newsletter      

Telemedicina, un avance en la relación médico-paciente

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la telemedicina como “aportar servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades”.

Son muchas las definiciones que podemos encontrar sobre ella, pero todas coinciden en que ésta aumenta la accesibilidad a los cuidados de salud, rompiendo las barreras geográficas en aquellas zonas que son rurales y en países en vías de desarrollo.

Sin lugar a dudas, las TICS han traído consigo nuevas formas de asistencia, acortando las distancias entre médico y paciente y mejorando la eficiencia en los servicios sanitarios tanto públicos como privados.

Para que sea posible la telemedicina, los centros sanitarios deben contar con equipos preparados para llevarla a cabo, como son: medios de comunicación como Internet, equipos que cuenten con videoconferencia y, por supuesto,  contar con especialistas para prestar sus servicios médicos.


Ventajas e Inconvenientes de la Telemedicina

En el siguiente cuadro podemos diferenciar cuales son las principales ventajas e inconvenientes que posee la Telemedicina:

VENTAJAS

INCONVENIENTES

-Acorta las distancias

-Escasa relación médico-paciente

-Reducción de costes

-Posibilidad de diagnósticos incorrectos

-Reduce el número de visitas tanto a pacientes como a médicos

- Mejor acceso a los servicios sanitarios

-La calidad de la información puede ser deficiente

-Evaluación tecnológica y no personal con el doctor

-Interacción entre especialistas y centros de atención primaria

- Calidad de la información de la salud incierta

-Mejora el acceso a la educación puntera

 

- Acceso a sitios remotos

 

Para pacientes crónicos y de avanzada edad, contar con la telemedicina supone un gran avance en la relación médico-paciente. Hay enfermos que dependen del entorno y de otras personas que les acompañen a sus revisiones médicas, por lo que se hace necesario poner a su disposición instrumentos que les permitan contar con cierta autonomía.

Asimismo, el poder hacer un seguimiento de su patología a través de una videoconferencia supone un ahorro de tiempo tanto para el paciente como para el médico, y no menos importante, una reducción de flujo de pacientes en las salas de espera de hospitales y centros de atención primaria. 

La telemedicina puede establecerse en diversos escenarios como son la teleconsulta, dar un apoyo a la continuidad asistencial,  informar a los usuarios y formar a los profesionales a través de videoconferencias o sesiones clínicas virtuales.


Proyectos de Telemedicina

A través de aplicaciones móviles destinadas principalmente a prevenir y realizar un seguimiento sobre las enfermedades, las empresas emergentes se han situado en el área de la telemedicina.

Por ejemplo, la empresa española Ehumanlife ha ganado el Premio Innova 2018 gracias al desarrollado de una plataforma que permite a los usuarios, a través de video llamada, acceder a especialistas de prestigio internacional para obtener asesoramiento médico desde cualquier lugar.

Por su parte, la aplicación Alzhup ganó la primera edición de los premios The Venture en España 2016, por ser el primer servicio digital con una terapia homologada, para pacientes con Alzhéimer, ya integrada. Gracias al uso de nuevas tecnologías, se crea un banco de recuerdos personalizado de cada paciente donde se incluyen fotos, vídeo o sonidos.

Asimismo, la herramienta Mediktor utiliza inteligencia artificial que guía el interrogatorio como lo haría un médico de urgencias, variando la secuencia de preguntas en función de las respuestas recibidas. Tras la realización de un listado de 15 preguntas, emite un listado de posibles enfermedades ordenadas de más a menos probables junto con información sobre qué especialista es el indicado para diagnosticar y tratar cada una de las enfermedades, recomendando también con qué urgencia se debe consulta

En España, el 85% de la población está conectada. El desarrollo de los Smartphone ha conseguido que la telemedicina se desarrolle más rápidamente, aunque en nuestro país aún está en estado embrionario.


Falta de regulación de la Telemedicina

Quizá el hecho de que en nuestro país la telemedicina no esté desarrollada tiene que ver con la inexistencia de una regulación expresa sobre esta materia. Además, se suma que las competencias en Sanidad están transferidas a las Comunidades Autónomas lo que genera una falta de acuerdos que impiden el desarrollo tecnológico. Cada vez se hace más necesaria una normativa concreta para telemedicina ya que es posible que para 2020 la mitad de las consultas médicas podrían ser virtuales.

Sin embargo, a pesar de no tener una regulación expresa para ello, existen ciertas normativas estatales que se pueden aplicar a la telemedicina:

  • Ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.
  • Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y Real Decreto 1720/2007, que desarrolla aquélla.
  • Ley 34/2002 de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.
  • Ley 14/1986, General de Sanidad.
  • Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente.
  • Ley 34/1988, General de Publicidad; Real Decreto Legislativo 1/2007, de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.
  • Real Decreto 81/2014, de 7 de febrero, por el que se establecen normas para garantizar la asistencia sanitaria transfronteriza.

Por otro lado, y debido también a la falta de una regulación concreta para telemedicina,  la Unión Europea aplica la Directiva 2011/24/UE que tiene que ver con los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza, que aclara los derechos de los enfermos a recibir la atención sanitaria fuera de nuestras fronteras.

Ante la falta de una normativa expresa, el Parlamento Europeo está debatiendo la forma de impulsar la cooperación de los Estados miembros en beneficio de todos los pacientes y una propuesta de Reglamento sobre la evaluación de tecnologías sanitarias que abarca los nuevos medicamentos y los nuevos productos sanitarios.



  • Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios que acceden a nuestra web. Si continúas navegando aceptas su uso. Puesde consultar nuestra política de cookies AQUI.