Suscríbete a nuestra newsletter      

La información sanitaria de calidad, clave para el empoderamiento del paciente

información sanitaria información sanitaria

La mala adherencia a los tratamientos médicos por parte de los pacientes tiene múltiples causas -desde ausencia de síntomas, polimedicación, olvido, etc.-, aunque sin duda un factor determinante es la pobre comunicación existente entre médicos y pacientes, y que puede deberse en gran medida a la falta de tiempo en consulta. Esto ha hecho que, tradicionalmente, el sistema sanitario haya relegado al paciente a un rol pasivo respecto a la gestión de su propia salud.

Sin embargo, esto es algo que está cambiando en los últimos años. Entre otros motivos, la revolución digital está favoreciendo el empoderamiento del paciente, permitiéndole acceder a recursos online de calidad, lo que implica una mayor autonomía de este para decidir sobre su salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el empoderamiento como un “proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan su salud”. Para ello necesitan “desarrollar habilidades, tener acceso a la información y a los recursos, y la oportunidad de participar e influir en los factores que afectan a su salud y bienestar”.

Beneficios

El perfil del paciente empoderado es el siguiente: conoce bien el estado de su salud y es responsable del cuidado de esta; está bien informado sobre las enfermedades o afecciones que pueda padecer a través de fuentes de calidad (su médico y otros profesionales sanitarios que le atienden, recursos online de contrastada fiabilidad, opiniones de otros pacientes, etc.); y participa activamente en la toma de decisiones de forma coordinada con los profesionales sanitarios.

Esta colaboración médico-paciente permite al médico personalizar mejor los tratamientos, adaptarlos a las circunstancias de cada individuo y aumentar su seguridad. Por otro lado, que el paciente tenga importantes conocimientos respecto a su estado de salud le va a permitir tener más autonomía para decidir, adquirir una mayor responsabilidad y, probablemente, ser más proclive a cumplir el tratamiento.

Pero los beneficios de este perfil de paciente son también muy importantes a nivel público: al aumentar la adherencia al tratamiento se previenen complicaciones, que se traduce en una disminución de consultas, servicios de urgencias, hospitalizaciones y bajas laborales. En definitiva, una optimización de los recursos disponibles y un importante ahorro económico.

Información de calidad

Como hemos dicho, el paciente empoderado es un paciente bien informado y que acude a fuentes contrastadas: la referencia principal siempre será el médico y resto de profesionales sanitarios, pero el acceso a recursos online fiables está contribuyendo activamente al crecimiento de este perfil de paciente informado y formado.

Para Julio Mayol, director médico del Hospital Clínico San Carlos y responsable del comité estratégico del Instituto de Innovación y Desarrollo de la Responsabilidad Social Sociosanitaria, “para comprobar su fiabilidad hay que fijarse en qué institución o profesional respalda la información, algo fácil de rastrear en internet”.

La popularidad de un portal web o el número de descargas de una aplicación sanitaria no es sinónimo de calidad. Según Jesús Gómez Montoya, neurocirujano de la Clínica Asunción, “hay que desconfiar de las que no tengan un sello de calidad médica”. 

Redacción MemoPast | J.M.



  • Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios que acceden a nuestra web. Si continúas navegando aceptas su uso. Puesde consultar nuestra política de cookies AQUI.